Tjue

QUE Y QUIEN EMPUJA A LA UNION EUROPEA A SALTARSE SU PROPIA JUSTICIA – Mah Iahdih

Antes de entrar en materia hay que recordar que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en los últimos tres años le ha recordado a sus instancias políticas, en reiteradas ocasiones, que en el caso del Sahara; no se está actuando acorde a la Justicia, la legalidad internacional, las cartas fundacionales de Naciones unidas y el mismo derecho internacional.

Veamos las advertencias que hace la justicia europea a estados como Francia y España que anteponen sus intereses particulares al cumplimiento de la legalidad vigente.

La Sentencia del TJUE del 16 de diciembre de 2016, relativa al convenio agrícola, entre muchas otras conclusiones podemos extraer esta:

“Por las razones expuestas en los apartados 83 a 125 de la presente sentencia, el Acuerdo de Liberalización debe interpretarse, con arreglo a las normas pertinentes de Derecho internacional aplicables a las relaciones entre la Unión y el Reino de Marruecos, en el sentido de que no se aplica al territorio del Sáhara Occidental”

La Sentencia del TJUE del 27 de febrero de 2018, relativa al tratado pesquero, recalca más de lo mismo, a través de muchos de sus pasajes de los podríamos destacar los siguientes:

  • “De ello se colige que por la expresión «zona de pesca marroquí» que aparece en el Acuerdo de Colaboración y en el Protocolo de 2013 y que fija el ámbito territorial de aplicación de ambos deben entenderse las aguas bajo soberanía o jurisdicción del Reino de Marruecos”
  • “Como consecuencia de lo anterior y de acuerdo con la interpretación hecha en el apartado 73 anterior, debe considerarse que, a efectos del Protocolo de 2013, la expresión «zona de pesca marroquí» no incluye las aguas adyacentes al territorio del Sáhara Occidental”.
  • “Así pues, de todos los razonamientos anteriores se deduce que, de conformidad con las normas de Derecho internacional que vinculan a la Unión y que son de aplicación a las relaciones de la Unión con el Reino de Marruecos, el Acuerdo de Colaboración y el Protocolo de 2013 se interpretarán en el sentido de que las aguas adyacentes al territorio del Sáhara Occidental no están comprendidas en los ámbitos territoriales de aplicación respectivos del Acuerdo de Colaboración y del Protocolo de 2013” .

Las dos sentencias al igual que el auto del abogado general del TJUE, así como otros avisos del mismo tribunal, no dejan lugar a duda, sin entrar a desmenuzar las sentencias, ni siquiera caben las interpretaciones que la Comisión Europea lleva seis meses intentando endosar a un acuerdo a todas luces ilegal, algo sorprendente y altamente sospechoso.

Si en el plazo de menos de tres años la justicia que se debe respetar y sobre todo cumplir, llama la atención en reiteradas ocasiones a las instancias Políticas, recordándoles el imperativo del cumplimiento de la legalidad, y estas persisten en violentar esa misma justicia, entonces surgen interrogantes sobre el motivo o motivos de tal desobediencia.

En realidad, la UE, más que una unión real es un conglomerado de intereses que en la mayoría de ocasiones solo convergen en la moneda y las cuestiones que se derivan de ella.

Lo que hace que los intereses sean los que pesan en la mayoría de las decisiones y esos mismos intereses tejen una maraña de equilibrios, juegos y maniobras que hacen que las normas, leyes y principios pasen a un segundo plano.

No obstante, y teniendo en cuenta la complejidad del entramado llamado UE, es harto complicado identificar quien es quien y sobre todo los objetivos de cada uno dentro de ese amasijo, pero creo que si tuviéramos que clasificar ese compendio de intereses lo podríamos dividir o catalogar en cuatro almas o sectores:

  • Los escandinavos: la seriedad y el buen hacer
  • Los anglosajones: el equilibrio y la moderación
  • Los latinos: el todo es posible, aunque haya que recurrir al chanchullo y el trapicheo, como en el caso que nos ocupa
  • Los recién incorporados eslavos: A bailar con la que toque hasta que se acaben los fondos de cohesión

En el caso del Sahara Occidental, no se puede hablar de una sola razón para explicar tal insumisión de la Comisión Europea a su Justicia. Son varias las motivaciones que obligan a UE a desobedecer las sentencias judiciales y la legalidad internacional. Destacaría entre otras las siguientes:

  • El apoyo ciego, sordo y mudo que brinda el estado francés al régimen semifeudal marroquí, motivado por vínculos coloniales y sobre todo por más de 50 años en los que se ha tejido una telaraña de chanchullos, prebendas, intereses personales y empresariales, chantajes, regalos y favores que pesan más que cualquier tipo de legalidad. Además, en esa dinámica viciada y torticera, el Estado francés ha arrastrado a casi todos sus socios europeos en especial a los latinos.
  • La vecindad de Marruecos con la UE, hace que haya asuntos bilaterales, que Marruecos como estado semifeudal que es, utiliza con mucha habilidad para chantajear a la UE, crear divisiones y jugar el papel de “socio estratégico” imprescindible, para conseguir sus objetivos sean lícitos o ilícitos. Para conseguir esos objetivos tiene siempre en la mano varios ases: Inmigración, Droga, terrorismo islamista, intereses de empresas instaladas en Marruecos, la pesca y Ceuta y Melilla.

Lo paradójico del tema es que todos estos asuntos se fabrican en las alcantarillas del Majzén; la inmigración se controla cuando interesa y se descontrola cuando interesa, si hace falta fletar un avión para traer a subsaharianos se hace, si hace falta recoger a los niños de las calles de las ciudades Marroquíes y montarlos en una patera, se hace también y si en un momento dado hace falta tirotearlos o abandonarlos en el desierto, no hay reparos.
La Droga, Marruecos es el mayor productor mundial de Cannabis y la ruta europea aparte de ser rentable económicamente, también da sus reedito político. Otro tanto pasa con el Terrorismo, en las reuniones bilaterales con sus socios europeos el Majzén presume de ser el freno de este fenómeno, pero la realidad es bien distinta. Su férreo control de su inmigración, de las mezquitas y de las asociaciones de inmigrantes en Europa, hacen del Majzén la mayor fábrica de terroristas del mundo. Sus vínculos con la mayoría de los atentados más sonados en Europa son de sobra conocidos en todas sedes de los servicios secretos, en ocasiones hasta han colaborado para detener a los Terroristas que ellos mismos han formado, financiado y preparado.

Igualmente, la pesca, las empresas y Ceuta y Melilla son ases valiosos para sacar a relucir fuera de temporada.

En definitiva, la justicia europea e internacional (tribunal de la haya), han dejado claro y sin ambages que El Sahara es un ente distinto y separado de Marruecos. Si la UE, sabiendo que es así, persiste en hacer negocios con el ladrón entonces que se atenga a las consecuencias; Los Saharauis acudirán a todas las instancias judiciales y demandaran a todo aquel que participe en la esquilmacion y robo de los recursos naturales del territorio del Sahara.

 

 

Mah Iahdih Nan – Delegación Saharaui en Catalunya

   CONTACTE